INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

El teatro a partir de las pantallas

Compartir:

Pantallas, todo se ha volcado hacia las pantallas: las clases, las conferencias, los espectáculos; éstas se han convertido en una plataforma de exploración que han transformado nuestra realidad e incluso para algunos significa renovarse o morir.

Sí, el 2020 cambió la perspectiva de vida y puso en evidencia la necesidad intrínseca de relacionarse, adaptarse, sobrevivir más allá de vivir. El mundo cambió y con ello el estilo de vida. Se recurrió a la tecnología como una aliada para convivir y disfrutar de eventos a la distancia; en tanto, las y los artistas hicieron una pausa, tomaron vuelo e hicieron de ésta una forma de llevar sus creaciones a la sociedad.

Si bien la virtualidad no reemplazará la experiencia escénica en vivo, no se puede negar que el futuro ha llegado y es necesario explorar nuevas formas de hacer arte, de proponer e innovar.

Esta premisa la tiene clara el director de teatro Eduardo Rosales, quien acepta que la pandemia lo forzó a replantearse su dogmatismo en torno al teatro y se adentró en proyectos virtuales y multidisciplinarios; y será el Festival Internacional de Arte Contemporáneo, FIACmx, el escenario para presentar uno de ellos.

“A mí sí me cambió muchísimo la pandemia. Las investigaciones que tenía antes de comenzar la pandemia estaban muy enfocadas en el teatro físico (...) y tenían al actor muy en el centro de las investigaciones (...) entonces viene la pandemia y lo que menos se puede tener es contacto con el actor”, platica en entrevista para la Revista Cultural Alternativas.

Fue de una presentación literaria que nació la idea de crear Un círculo de hogueras, título basado en un poema de la escritora nicaragüense Gioconda Belli. En esta pieza (y no montaje) veremos a Ana Laura Olivares en la intimidad de su hogar mostrando parte de su biografía. Todo a través de las pantallas y mediante el uso de Zoom. El proyecto nació con la participación de cuatro mujeres, pero debido a diversas circunstancias Ana Laura tomó la batuta para darle continuidad en el ámbito protagónico.

“Es indagar sobre la biografía de alguien pero de una manera digamos no tan romántica (...) Esa noción de autobiografía no, más bien una cuestión de la autobiografía que cuente a retazos una parte de sí”, menciona Eduardo.

Y es que, si bien tiene una idea clara, es que en este punto de su carrera está presente el concepto de inocencia, la inocencia desde el público y la actuación; por ello, luego de un casting inverso optó por integrar a la obra a mujeres que no tenían una experimentada trayectoria, sino que puedan mostrar un lado desde la propia experiencia de vida.

De igual forma, para dar vida a Un círculo de hogueras, Eduardo cuenta con la colaboración del artista visual Adrián García, con quien ya tiene más proyectos a futuro, mismos que buscan la interdisciplinariedad.

Aunque Eduardo señala que la multidisciplinariedad escénica data de la década de los sesenta, él estaba un poco rejego a indagar esos ámbitos, lo suyo estaba más en los textos elaborados previamente, solicitar permisos al autor y hacer un montaje clásico, por llamarlo de alguna manera; pero fue a través de este cambio ‘forzado’ que decidió dejar su dogmatismo de lado y adentrarse más en la experimentación escénica e ir hacia un lado más performativo sin ser performance en sí.

“Performativos sí hay muchas cosas que he hecho pero que yo diga performance así puro, no, nunca hice, pero te digo que ya venía pensando en otras formas de relación con el cuerpo (en montajes escénicos)”.

Así, en esta 24 edición de FIACmx podremos disfrutar de una nueva faceta del director Eduardo Rosales, una etapa diferente, pero quizá complementaria, a lo que pudimos ver hace casi cuatro años, cuando realizó el montaje Riñón de cerdo para el desconsuelo.

En cuanto a la pregunta de cómo se imagina que será el teatro en algunos años, asevera que “no sabría cómo va a ser el teatro, solamente pensaría que el que me gustaría ver ojalá que sea divertido, entretenido; que tuviera un equilibrio entre que pudiera ser interesante para personas que tienen un gran bagaje (...) pero a la vez también para gente que no tiene tanto contacto con este tipo de expresiones artísticas. No estoy hablando necesariamente de un arte democrático, sino más bien que tuviera esa ambivalencia”.

Disfruta de Un círculo de hogueras vía Zoom, los días 26 y 27 de noviembre, como parte del 24 Festival Internacional de Arte Contemporáneo.