INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

Entre tanto ruido

Compartir:

El arte, como la vida, necesita de atmósferas para cumplir su objetivo; en el cine, la música es un elemento primordial para que ese ambiente se concrete, y aunque no todos los cineastas le dan tal importancia, aquellas obras que sobresalen del ruido, que destacan de entre el tráfico de producciones, tienen en común el uso de una banda sonora significativa y bien planteada.

El compositor polaco Zbigniew Preisner (Bielsko-Biała, Polonia, 1955) ha pasado su vida construyendo esas atmósferas; con el pretexto de su próxima participación en el 24 Festival Internacional de Arte Contemporáneo: Paraíso Perdido, platicó con la Revista Cultural Alternativas acerca de la música en el cine y sus consideraciones en una nueva época de consumo y producción cinematográfica.

El trabajo de Preisner lo ha colocado como uno de los compositores contemporáneos más importantes en el cine y, aunque las oportunidades se le han presentado para disfrutar de la maquinaria publicitaria de Hollywood y sus tentaciones, siempre ha sido consciente de que el cine, antes que industria, es arte; y ha trabajado alejado de ese fenómeno de reflectores, creando desde otras motivaciones.

Revista Cultural Alternativas: Siempre has nadado en contra de la corriente en cuanto al cine mainstream, en contra de esas grandes producciones que sacrifican el arte a favor del dinero. ¿Qué es lo que piensas acerca de esta época donde el streaming y el video bajo demanda han monopolizado las producciones cinematográficas alrededor del mundo?

Zbigniew Preisner: Mencionas temas muy importantes. Primero, el tema de nadar siempre a contracorriente del cine mainstream está en mi ADN. Tenía 20 años cuando comencé a presentarme en un cabaret underground, después empecé a componer para teatros y finalmente, en 1984, conocí a Kieslowski con quien hice 17 películas. Las películas de Kieslowski y otras como Secret Garden (1993) de Agnieszka Holland o At play in the fields of the lord (1991) de Hector Babenco, Damage (1992) de Louis Malle, me crearon como compositor pero también como artista.

Yo siento que no pertenezco a la vida de Hollywood. Eso no significa que no tenga respeto por los directores americanos. Me encanta Coppola, Ridley Scott, Terrence Malick, quienes han usado mi música, Jim Jarmush y Woody Allen. Una de mis películas favoritas es Saving Private Ryan (1998), dirigida por Steven Spielberg.

Cuando trabajo en Europa o cuando suelo trabajar con directores que antes mencioné, la forma de la música, su carácter y su mensaje siempre es discutido entre el director y yo. No sobrevaloro la música en el cine pero sé que una música bien creada, la que es realmente creativa, por supuesto que ayuda a la película.

Hablando de la segunda parte de la pregunta; todas las experiencias de nuestra vida han tenido un gran desarrollo tecnológico. Ahora tenemos las redes sociales, el streaming, el video bajo demanda, pero todo eso son herramientas. La pregunta es quién y cómo usa esas herramientas. Yo creo que la tecnología que hace al cine más fácil mata algo que se llama habilidad artística. Las plataformas de streaming quieren producir películas mucho más rápido, preferentemente series y con el menor costo posible. No hay mucho lugar para el llamado “cine de arte”.

"Yo creo que la tecnología que hace al cine más fácil mata algo que se llama habilidad artística" Zbigniew Preisner

La pandemia trajo nuevos problemas, la gente ahora ve más streams y se acostumbró a ello. Me temo que los grandes complejos de cines, con gran sonido y cómodos asientos, van a tener un problema para recuperarse luego del coronavirus. Puede ser el fin de este tipo de cine, la generación más joven ahora ve películas en sus celulares, en su tabletas, no les importa la calidad del sonido. Yo espero que los directores se relajen un poco en cuanto a la admiración por la tecnología y hagan grandes películas usando las nuevas tecnologías solo como una herramienta.

RCA: En tu opinión, ¿cuáles son los cambios más importantes que ha experimentado la música en el cine en los últimos 10 años?

Preisner: Se ha empobrecido. Ya no escuchamos tan seguido música original. Muchos directores y productores no tienen el cuidado necesario con su música, usan música que ya existe. Ese camino no lleva a ningún lado.

RCA: La música en la trilogía Three Colors (Krzystof Kieslowski, 1993-1994) tiene un rol protagónico, es un personaje que se expresa por sí mismo. En estos días, en la era del streaming, ¿es posible dedicar tiempo suficiente y tener la libertad creativa para trabajar en una banda sonora de ese tipo?

Preisner: No sé cómo es componer música en esta era del streaming porque no soy parte de ella. Yo compongo como se hacía antes. Y hoy hay muchos directores como Fernando Trueba con quien trabajé en sus dos últimas películas, La Reina de España (2016) y El olvido que seremos (2020), o como Yelena Popovic, quien rodó una gran película en Grecia, Man of God (2021), que quieren tener bandas sonoras originales y creen en su fuerza. También he colaborado con ese tipo de directores.

RCA: ¿Cómo se ha adaptado el arte a las nuevas audiencias?

Preisner: El arte debe ser tan original e importante para que las audiencias lo acepten. Seguir el gusto o la preferencia de la audiencia no lleva a ningún lado.

RCA: La pandemia ha transformado cómo se hacen las cosas, los artistas han tenido que reinventarse. ¿Crees que de alguna manera esto los haya ayudado a encontrar nuevas formas más creativas.

Preisner: Desde mi perspectiva la pandemia causó algo importante: disminuir la locura de ir corriendo de una película tras otra. Me dio tiempo de reflexionar cómo quiero vivir y qué voy a hacer en el futuro.

RCA: Hablando de tu participación en el Festival Internacional de Arte Contemporáneo, ¿cómo te sientes de trabajar con una orquesta mexicana?

Preisner: No tengo ninguna preocupación. Será una nueva experiencia, me han estado enviando grabaciones de sus ensayos. Será muy agradable escuchar mi música interpretada por músicos mexicanos.

RCA: Requiem for my friend, la pieza que se interpretará en FIAC, es un homenaje a la memoria de Kryztof Kieslowski, ¿qué es lo que debe esperar el público mexicano de este concierto en vivo?

Preisner: Tengo la impresión de que el público mexicano escuchará esto con mucho interés. Sé que hay un público extenso en tu país que conoce a Kieslowski y Requiem fue compuesta para su funeral.

RCA: Para finalizar, ¿cuál es tu opinión acerca de la composición, la música y el cine en México?

Preisner: Tienen grandes directores en México. Conozco las películas dirigidas por Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu. Mucha de la música de sus películas fue compuesta por europeos y debo decir que es muy buena música, especialmente me gustó y recuerdo mucho la banda sonora de Gravity (Alfonso Cuarón, 2013).

La música de Preisner está llena de dilemas, de contradicciones, discursos que aportan a la creación de escenas, a la narrativa de una historia. En el cine no es un ornamento, es un personaje, los acentos en el diálogo. Para ello se requiere tiempo, trabajo y talento; en una era donde la sobreexplotación de producciones discrimina a la pausa y a la contemplación, figuras como la de Zbigniew Preisner y su trabajo nos recuerdan que detrás de tanto contenido siempre hay arte. 

Este próximo 28 de noviembre, el compositor polaco visitará nuestra ciudad para dirigir un concierto en el majestuoso Teatro Manuel Doblado en el marco del Festival Internacional de Arte Contemporáneo; Requiem for my friend es la obra que escucharemos y será interpretada por la Camerata Académica y el Coro de Cámara del Instituto Cultural de León.

Los boletos para este concierto están a la venta en taquilla del teatro y por Ticketmaster, entrando al siguiente enlace: https://bit.ly/BoletosPreisner